sexo gratis

No hay nada mas liberal y solidario que prestar a tu marido para satisfacer a una compañera o amiga. Solo por verle la cara que pone de sorpresa ya merece la pena. Lo bueno de todo esto es que despues esa amiga llama a su marido y se convierte en un intercambio de parejas.